Menú Cerrar

Historia

Desde niño me apasionan los perros. Soy de la época en la que todas las fotos de la familia cabían en una caja de zapatos y, en  las pocas que hay mías, aparezco en todas abrazado a algún perro.

Era una época en la que sólo se valoraba la calidad del cazador por las piezas que abatía y yo pertenezco a una familia de cazadores. En ese entorno, no sólo quería tener buenos perros para cazar muchas becadas, sino que quería tener los mejores para matar más caza que nadie, esa es la verdad. Para ese adolescente de mis inicios ni siquiera era el setter inglés la raza elegida, aunque pronto me di cuenta que era el mejor cazador.

Flechazo
Había surgido el flechazo, había nacido mi pasión por los setter de caza. Una vez enamorado, empezar cazar exclusividad con los setter fue decisión fácil. Con la pasión desbordada, el siguiente paso era lógico: criar con setter inglés.

En el año 1986 hago mi primera camada y, pocos años después, creo el afijo. En estos 32 años transcurridos desde mi primera camada hasta hoy jamás he criado otra raza distinta del setter inglés.

Un tiempo en el que el trabajo constante, el afán de superación y los kilómetros recorridos por España y Europa han sido recompensados en forma de títulos, reconocimientos y… lo más importante, amigos de la familia DENDABERRI.

Fdo: José Miguel Flores.